martes, octubre 01, 2013

El Obamacare y el Miami-Dade County Public School

Ángel Luis Martínez Acosta
30 de septiembre del 2013

Mañana primero de octubre entrará en vigor la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act) iniciativa de seguro médico impulsada por el presidente Barak Obama y conocida como Obamacare. Dicha ley pretende, entre otras cosas, que muchos norteamericanos y residentes puedan acceder por primera vez a un seguro de gastos médicos obligando a las compañías aseguradoras a cambiar algunas de sus prácticas de contratación.

Dicha ley no ha estado exenta de polémica. Algunas compañías y empresarios han dejado de ofertar trabajos de tiempo completo (full-time) y en su lugar sólo ofrecen trabajos de tiempo parcial (part-time) para no verse obligados a contratar seguros médicos para sus empleados. Pero lo que no sabía es que estas decisiones del sector privado también se implementarían en dependencias del gobierno.

Este es el caso del Miami-Dade County Public School. A mediados de este mes de septiembre se envió un documento a las escuelas señalando que los nuevos trabajadores de part-time contratados no podían exceder las 25 horas de trabajo semanal. ¿El motivo? Para no verse obligados a pagarles el seguro médico.

Varios días después, el 27, enviaron otra comunicación según la cual a trabajadores que llevaban trabajando 1, 2 ó 3 años también se les reducía el tiempo de trabajo a 25 horas semanales, aclarándose que al resto de los trabajadores (algunos de los cuales llevan 10 o más años de trabajo) no se les garantizarían las 30 horas semanales que tienen en este momento.

Pero las medidas fueron más allá. Ese mismo día 27 se le comunicó a los trabajadores que tenían dos part-time en la misma escuela o en escuelas diferentes, que tenían que renunciar a uno de los dos.

Al principio califiqué estas medidas como incongruentes. Hoy las denomino como inmorales. Son la expresión más actualizada de aquel viejo refrán de "haz lo que yo digo y no lo que yo hago."

¿Cómo es posible que el gobierno promueva un plan de salud supuestamente en beneficio de la población y en la misma medida adopte decisiones para no verse obligado a garantizarle el seguro médico a los trabajadores de dependencias gubernamentales?

En la práctica esta ley está representando para muchos trabajadores un nuevo y mayor problema de los que ya tenían al verse recortados sus ingresos con la reducción de horas o a perder la mitad del salario que estaban devengando al verse obligados a renunciar a un trabajo.

Muchas de estas personas ahora se verán obligadas a solicitar ayuda al gobierno al no tener recursos suficientes para hacerle frente a sus gastos lo que a larga afectará también a los recursos con los que cuenta dicho gobierno para gastos públicos.

De trabajadores que hasta el momento podían subsistir con sus ingresos, el gobierno ahora los lanza a la categoría de personas con necesidades de subsidio. De trabajadores que hasta el momento aportaban a la Seguridad Social ahora los han convertido en personas dependientes de la caridad del gobierno. Es la metamorfosis del trabajador en indigente.

¿A esto se reduce el Obamacare para el Miami-Dade County Public School? ¿A reducir las horas de los trabajadores para no verse obligados a pagarles el seguro médico como estipula la ley?

¡Qué triste! No dudo de las buenas intenciones del presidente Obama. Pero todo esto me hace recordar aquello de que en ocasiones el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones. ¡Qué triste!

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home